Presidente de la ARP exige mayor seguridad y eliminar a grupos criminales

Presidente de la ARP exige mayor seguridad y eliminar a grupos criminales

El presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli, señaló este miércoles que se necesita mayor seguridad en el campo para que la gente pueda trabajar. Destacó que se requiere de una mayor presencia de los organismos de seguridad del Estado para evitar los secuestros cometidos por los grupos criminales.

“El Gobierno, a través de las instituciones de seguridad del Estado, debe tratar de exterminar estos grupos. Hace demasiado tiempo que están asolando a la zona y ya nos preguntamos si con este esquema que tienen, darán con ellos alguna vez. Tampoco queremos quedarnos completamente desamparados”, dijo el presidente del gremio en comunicación con Universo 970 AM.

Mencionó que los pobladores del departamento de San Pedro y toda la zona norte del país quedaron atemorizados tras el secuestro y liberación del joven Peter Reimer, privado de libertad por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en la estancia Guyra Campana, ubicada en el límite de las ciudades de Tacuatí y Santa Rosa del Aguaray.

Sostuvo que lastimosamente triunfó el operativo extorsivo del grupo criminal porque la familia Reimer tuvo que entregar los víveres a varias comunidades para la liberación de la víctima por valor de unos US$ 500 mil, pese a que no son personas adineradas. El joven es electricista de profesión y funcionario de la Administración Nacional de Electricidad (Ande).

“Es una situación muy difícil para estos ciudadanos que desempeñan sus labores diarias en esa zona, al saber que están continuamente expuestos y sin distinción de clase y sin importar que sean personas pudientes o no. Sin dudas causa una situación de temor en esa zona e inseguridad”, agregó el presidente de la ARP.

El joven Peter Reimer, secuestrado por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), fue liberado el pasado martes en la zona de la colonia La Yeya, ubicada a más de 50 kilómetros de Santa Rosa del Aguaray, en el departamento de San Pedro, tras la entrega de víveres de parte de los familiares de la víctima, como parte de una exigencia extorsiva.