La reemplazante de Ozorio soporta denuncias por tráfico de influencias, despilfarro y abuso sexual en niños

La reemplazante de Ozorio soporta denuncias por tráfico de influencias, despilfarro y abuso sexual en niños

Luego de la renuncia del diputado Juan Carlos Ozorio, asumió oficialmente la excandidata a concejal de Asunción, Guadalupe Aveiro, quien recientemente se sumó a las filas del movimiento Fuerza Republicana (ex Añetete), del vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, y forma parte del grupo de seccionaleros que lo acompañarán en las elecciones del 2023.

Aveiro tiene un amplio prontuario que va desde ausencias en su lugar de trabajo, despilfarros en periodos de campaña, tráfico de influencias y hasta figura una prisión domiciliaria que pesó en su contra por un caso de abuso sexual en niños.

En el año 2010, Guadalupe Aveiro ingresó a la Municipalidad de Asunción como directora de relaciones internacionales con un sueldo de 6.000.000 de guaraníes. Tiempo después fue comisionada a la Junta Municipal de Asunción.

Durante su permanencia en la comuna hubieron lluvias de denuncias por parte de un grupo de funcionarios que alegaban que Aveiro no asistía a su lugar de trabajo. En una entrevista concedida a La Nación, la directora de Recursos Humanos de la Municipalidad de Asunción confirmó a nuestro medio que Aveiro presentaba constantemente documentos que avalaban su ausencia. “Ella justificaba sus ausencias, siempre tenía cubierto con vacaciones, permisos sin goce de sueldo, entre otros”, dijo.

En setiembre del 2012, la agente fiscal Martha Sandoval imputó a Aveiro, en calidad de cómplice, por un caso de abuso sexual contra una menor de 14 años que estaba con ella en carácter de criada. Según la denuncia del padre de la niña, dos hombres abusaron de su hija en el departamento de la ahora diputada de la nación. Pese a que la Fiscalía contaba con elementos suficientes para que Aveiro guarde reclusión en el penal de mujeres, la jueza Lici Sánchez ordenó prisión domiciliaria.

La reemplazante del diputado Ozorio presentó su renuncia en la comuna de Asunción en el año 2018 y luego fue candidata a concejal. Durante su campaña gastó poco más de 130 millones de guaraníes, con base al monitoreo de gastos que hizo la organización Semillas para la Democracia. Estuvo casada con el exsenador Víctor Bogado, ambos involucrados en el caso “niñera de oro” luego de que hayan hecho figurar a una empleada doméstica como funcionaria del Tribunal Superior de Justicia Electoral, lo que le costó la expulsión a Bogado de la Cámara de Senadores.