Panificados y todos los productos derivados de la harina sufrirán incrementos de precios

Panificados y todos los productos derivados de la harina sufrirán incrementos de precios

Desde el sector de panaderos confirmaron que se dará la inminente suba del precio de los panificados y de todos los productos derivados de la materia prima, que es la harina. Esto se da como consecuencia de un aumento del valor en todas los productos que se utilizan en el rubro para la elaboración de estos productos, según confirmó Gabino Dagogliano, tesorero del Centro de Panaderías y Fideerías del Paraguay.

“Se incrementó el precio de la harina, la materia grasa, además del huevo. Todo esto repercute en nuestra producción y será más fuerte cada día, ya que no se estabilizan los costos de nuestras materias básicas”, comentó el panadero, en comunicación con “A Punto”, programa transmitido por el canal GEN y radio Universo 970 AM.

Afirmó que este jueves se definirá con exactitud el precio y porcentaje de la suba en los panificados, tras la reunión del sector en donde tendrán todos los costos nuevos, después de esta última suba de los combustibles. “Esto ya se dio hace unos meses, el aumento de nuestras materias primas, como la bolsa de harina que trepó a 10.000 guaraníes, mientras que la materia grasa de 10 kilos a 25.000 guaraníes. Con esto, los precios treparon sustancialmente”, explicó.

Sufre el consumidor final

Dagogliano hizo énfasis en el efecto que genera al bolsillo la suba generalizada de precios, principalmente al consumidor final, quien es el que más sufre. “El que apenas gana un salario mínimo, el que tiene tres hijos y el que le da en las mañanas un cocido con galleta a los mismos, será el más afectado”, aseguró.

En ese sentido, el empresario analizó que de ese jornal mínimo diario, que es de 88.051 guaraníes, 10.000 guaraníes ya va destinado para el pan, y ese monto ya es muchísimo. “Y no solo el pan, todos los derivados de la harina, como el fideo, entre otros”, expresó.

Manifestó que esta suba es “imposible de atajar”, a no ser que el Gobierno se ponga los pantalones largos y se empiece a conversar sobre esto, en un país donde parece ser que al Estado no le importa la gente más pobre.